Virus

VPH – Virus de Papiloma Humano

VPH es el virus de papiloma humano. La abreviatura inglesa representa Human Papilloma Virus. Actualmente, hay aproximadamente 100 conocidos tipos del virus. Algunos de ellos son responsables de las verrugas comunes o verrugas juveniles, pero dos de ellos causan verrugas genitales. Son el HPV-6 y HPV-11. El período de incubación es generalmente de unos meses, desde el momento de la penetración del virus hasta la aparición de síntomas. La enfermedad puede estar inicialmente en un modo latente, por lo que el paciente puede infectar a las personas con las que tiene relaciones sexuales, sin siquiera saberlo. La duración de cambios varía; los cambios a veces desaparecen espontáneamente. La recurrencia es por desgracia muy alta, de 90%. La favorece la inflamación, por ejemplo secreción inflamatoria, maceración de la epidermis y embarazo. Las complicaciones después de la infección por el virus del papiloma pueden ser: en los hombres – fimosis, parafimosis; y en las mujeres – infección de cuello uterino, displasia. Las verrugas genitales deben diferenciarse de las enfermedades como: verrugas sifilíticas, molusco contagioso, fibroma blando, pápulas perladas del pene. El VPH se transmite por vía sexual, vía fecal-oral, y también a través, por ejemplo, una toalla de la persona infectada. Desafortunadamente, la cura no es posible. Se pueden eliminar las eflorescencias, pero la enfermedad reaparece.

Verrugas genitales

Las verrugas genitales son una de las enfermedades de transmisión sexual más comunes en el mundo. Aparecen después de la infección con el virus del papiloma humano: HPV-6 y HPV-11. La infección se produce principalmente durante las relaciones sexuales con una persona infectada.

Los síntomas tienen forma semejante a coliflor, de color blanquecino o rosa, se sitúan en el área genital: en las mujeres – en los labios vaginales, en el clítoris y el perineo, en el cuello uterino (verrugas planas); en los hombres – en la orilla del glande, en el área del frenillo, lámina interna del prepucio; en los dos sexos – en la mucosa de la boca y la garganta; en los niños – alrededor del ano. La gravedad de los cambios puede ser muy diferente.

El período de incubación dura varios meses. En la fase latente, cuando no hay síntomas, una persona infectada puede infectar a otra persona durante el coito. La duración de los síntomas es diferente en cada persona. Pueden desaparecer de forma espontánea, pero la recurrencia es de aproximadamente 90%. Las verrugas genitales son hasta ahora la enfermedad incurable. Sólo se puede eliminarlas con ungüentos, cremas, electrocoagulación, crioterapia, cirugía, láser de CO2. La selección del tratamiento depende de la magnitud del cambio y de su ubicación. A fin de no infectarse uno puede vacunarse y usar condones durante las relaciones sexuales, lo que reduce el riesgo de infección en un 75%.

Con el fin de confirmar la enfermedad y obtener tratamiento, debe usted ir a un médico que para estar seguro realizará una entrevista y examen histopatológico. En las mujeres la exploración ginecológica debe realizarse con la colonoscopia para ver si en el cuello uterino no hay verrugas planas. Se diferencia la enfermedad de las verrugas genitales, fibroma blando, molusco contagioso y pápulas perladas del pene.

Los factores de riesgo en el caso de verrugas genitales son: relaciones sexuales sin protección, múltiples parejas sexuales, parejas con pasado desconocido, otras enfermedades de transmisión sexual.

Síntomas Virus del Papiloma Humano

Los síntomas de las verrugas genitales tienen forma semejante a coliflor, de color blanquecino o rosado. Están situadas en el área genital en ambos sexos. En las mujeres normalmente se encuentran en el perineo, ano y labios vaginales. En los hombres también se encuentran en los genitales – en el lado interior del prepucio o en el glande. Los cambios también pueden ocurrir en otras áreas, por ejemplo en la boca, lo cual se relaciona con la práctica de sexo oral. Las lesiones pueden ser de diferente tamaño y gravedad. Algunas de ellas son relativamente pequeñas, y algunas significativamende obstaculizan el funcionamiento diario. Pueden removerse los síntomas de diferentes maneras, pero desafortunadamente pueden volver.

Verrugas genitales en las mujeres

El HPV (Human Papilloma Virus) es una de las infecciones más comunes que se producen durante el coito. La infección se produce con tanta frecuencia como en los hombres. La favorecen factores como la inmunidad deficiente, gran estrés, infección por VIH, un gran número de parejas sexuales, coitos sin usar condones. La infección se produce a través de diferentes tipos de relaciones sexuales y el uso de, por ejemplo, toallas de una persona infectada, su ropa interior y objetos de higiene personal. Se conocen más de 100 tipos del VPH, pero los que causan verrugas genitales son el HPV -6 y HPV -11. Las complicaciones asociadas con la infección por VPH pueden ser el cáncer de cuello uterino o displasia.

En los primeros meses después de la infección, el virus puede estar en forma latente. Ya en ese tiempo una persona enferma puede infectar a su pareja sexual, de lo que los pacientes a menudo no están conscientes. Es importante usar condones, porque pueden reducir el riesgo de la infección en un 75 %.

Los síntomas de las verrugas genitales tienen forma semejante a coliflor, están ubicados en el área genital. Los más comunes son de color blanquecino, rosado o color piel. Su tamaño puede variar desde muy pequeños hasta muy grandes, que dificultan la vida diaria. Los cambios se encuentran en los labios vaginales, en el área del clítoris y perineo, en el cuello uterino (verrugas planas). También pueden ocurrir en la boca y la garganta, como resultado de la práctica de sexo oral.

Los tipos oncogénicos, los VPH -16 y VPH -18, pueden conducir al cáncer de cuello uterino (el riesgo aumenta hasta 500 veces).

En cuanto se trata de la infección por el VPH y el embarazo, puede causar la infección del feto o del niño durante el parto. El VPH no causa abortos tempranos. Para obtener más información, consulte la sección “Verrugas genital y el embarazo”.

Verrugas genitales en los hombres

El riesgo de la infección por el VPH es igual en hombres y mujeres. Sin embargo, el riesgo es mayor para los hombres homosexuales y bisexuales, con una alteración de la homeostasis del cuerpo, porque entonces se trata de la inmunodeficiencia, así como para las personas infectadas con VIH debido a que su sistema inmunológico no funciona correctamente.

La infección generalmente ocurre a través del contacto sexual de cualquier tipo, a veces también mediante el uso de, por ejemplo, toallas de una persona infectada. Hay más de 100 tipos del VPH, pero los que nos interesan son el HPV -6 y HPV -11. Son responsables de verrugas genitales, es decir los cambios en forma semejante a coliflor en el área genital. También se debe tener miedo de los HPV -16 y HPV -18. Estos son los tipos de alto riesgo que pueden conducir al cáncer del pene o del ano.

Tras la infección, el VPH puede estar en la fase latente, que puede durar hasta varios meses. Durante este tiempo el paciente no está consciente de ello, pero es peligroso para su posible pareja sexual, como ya puede infectar. El uso de condones reduce el riesgo de infección, por desgracia, en sólo un 75%.

Los síntomas de la infección por el virus del papiloma humano, que causa verrugas genitales, son cambios de color blanquecino o rosado, en forma semejante a coliflor, situados en el área genital. En los hombres, los cambios se ubican en la zona del pene, escroto y ano. Están generalmente en el interior del prepucio o en el glande, en el área del frenillo o lámina interna del prepucio. En ambos sexos también pueden estar presentes en la boca y la garganta, lo cual se relaciona con la práctica de sexo oral.

En inmunodeficiencia grave la enfermedad puede conducir a complicaciones tales como la fimosis o parafimosis. En una infección a largo plazo el HPV puede desarrollar en enfermedades mortales: cáncer de ano, cuyos síntomas incluyen dolor, sangrado, picazón, secreción por el ano. En el área anal también ocurre ampliación de los ganglios linfáticos. Otra enfermedad que amenaza la vida es el cáncer de pene. Se manifiesta en la alteración del grosor de la piel, cambios en el color, verrugas o heridas en el pene que causan dolor y sangrado. Las dos enfermedades inicialmente pueden ser asintomáticas. En ese tiempo el cáncer puede avanzar. Por lo tanto son importantes controles urológicos.

 

Verrugas genitales y el embarazo

Muchas mujeres con el VPH preguntan si esto tiene algún impacto en el embarazo y el bebé. También las mujeres que no saben si son portadores del virus tienen las dudas. Las mujeres que planean un embarazo deben realizar pruebas para estar seguras si se han infectado por el HPV o no.

En la fase inicial el VPH puede ser asintomático durante varios meses. Sin embargo, uno debe estar consciente de que la infección potencial afecta tanto a usted como al bebé, pero si visita regularmente a un ginecólogo y hace pruebas de citología, no tiene nada de qué preocuparse, porque la prueba mostraría anomalías. Además, al principio del embarazo, en el primer examen ginecológico, se lleva a cabo la muestra vaginal que verifica cualquier duda.

Si usted es la futura mamá quien sufre de VPH , puede comenzar a calmarse, porque las pruebas médicas actuales no muestran un vínculo entre la infección por el virus del papiloma de órganos genitales y el aborto involuntario o cualquier complicación. Cuando durante el embarazo aparezcan los síntomas, es decir cambios blanquecinos en forma semejante a coliflor, su médico los tendrá en observación constante. Verifica si no cambian su tamaño. Según la investigación, los cambios pueden crecer debido a cambios hormonales durante el embarazo.

Un serio problema es el riesgo de infección por el VPH del feto durante el embarazo o el parto. Los estudios muestran que hay una posibilidad de transmisión del virus al bebé. Sin embargo, en vista de los conocimientos actuales, se opina que en el caso de la infección por el VPH latente, una mujer puede dar a luz de forma natural y no aumenta así el riesgo de transmisión del virus. En el caso cuando en la mujer aparecen verrugas genitales, debe hacerse una cesárea. La decisión acerca de la forma del parto depende del médico y cada caso debe considerarse individualmente.

Tratamiento de las verrugas

Para el diagnóstico de las verrugas genitales es necesaria una consulta médica. A veces, cuando el diagnóstico no está claro, el médico ordena histopatología. Se necesita tiempo para analizar el segmento. También es posible un diagnóstico basado en citología.

Te aconsejamos leer esta artículo sobre Cómo quitar verrugas.

Medicamentos para verrugas

Por desgracia, la medicina moderna hasta ahora no ha inventado una cura para el VPH que causa verrugas genitales. Actualmente, sólo es posible el tratamiento de los síntomas externos. A menudo las verrugas reaparecen en situaciones de inmunidad deficiente y gran estrés. Hay varios métodos de tratamiento, que dependen de muchos factores tales como el tamaño de los cambios o su ubicación.

Métodos de tratamiento:

  • crioterapia: consiste en la congelación de los cambios
  • con nitrógeno líquido u óxido nitroso.
    electrocoagulacióna
  • uso de ungüentos: método cada vez más popular. El médico receta un ungüento para uso doméstico. El
  • paciente se trata individualmente, aplicando el medicamento tres veces a la semana a las áreas afectadas. El tratamiento dura de 10 a 16 semanas.
  • uso de cremas: cremas contienen podofilotoxina o su
  • solución alcohólica. Un ejemplo de tal fármaco es Condyline. Otro medicamento en forma de crema es también Aldara.
    medicamentos responsables de inducir la respuesta inmune
  • eliminación con láser: altamente eficaz, se utiliza muy a menudo, cuando los síntomas están también presentes en el cuello uterino.
  • cirugía: último recurso.Se utiliza cuandolas verrugasno respondena la terapiaprimaria.
    Existe una vacuna contra el VPH, que causa las verrugas genitales. La vacuna debe ser aplicada tres veces para ser eficaz.

También es importante la prevención para no infectarse con las verrugas. El uso de condones reduce el riesgo en un 75%.